Saltar al contenido

¿Quién soy?

Mi nombre es Eduardo Ibañez.
Después de más de 20 años de carrera como batería profesional, tuve que abandonar la profesión debido a problemas físicos. Se vino a bajo mi carrera, mis relaciones, mis ingresos, mi salud física y espiritual; Siempre que miro hacia atrás recuerdo esa época como “una muerte en vida”.
Entonces apareció el Diseño Humano (recibí mi lectura individual), y de manera lenta pero segura mi vida empezó a transformarse; Volví a reconocerme, a sentir el éxito y recuperar mi entusiasmo. Teniendo un diseño tan lógico como el mío, quise investigar los fundamentos y poder reconocer por mi mismo el valor legítimo del sistema.

La lectura individual es la lectura más importante en Diseño Humano, es la puerta de entrada a ser iniciado a tu propio diseño único y diferenciado[…]

De la definición y la falta de ella surge lo que llamamos el tipo. Los seres humanos nos podemos dividir en cuatro grandes tipos y cada uno de ellos tiene una estrategia en particular […]

Diseño humano

Como seres humanos es fácil ver lo que nos asemeja como especie, pero cada uno de nosotros es único “nunca hubo, ni habrá nadie como tú”. Diseño Humano representa la ciencia de la diferenciación y gracias a su sistema lógico y profundamente mecánico se puede explicar desde una síntesis clara la naturaleza diferenciada que cada uno de nosotros encarna.

Diseño Humano muestra los lugares que son vulnerables, donde cada uno de nosotros está abierto a la diversidad, y dada la predisposición al condicionamiento se hace predecible las elecciones mentales que se van a tomar; Lo cual lleva a experimentar una vida de sufrimiento impulsada desde el miedo.

Todo en la vida se trata de movimiento, y el movimiento está enraizado en las decisiones que tomamos. Diseño Humano te muestra cual es la manera fiable como individuo único y diferenciado para tomar decisiones correctas en la vida, las cuales te permitan disfrutar de una trayectoria con menos resistencias a medida que te vas alineando más y más con tu propia naturaleza al tomar decisiones en base a tu cuerpo y no a tu mente.